jueves, 14 de junio de 2012

Piel urbana

Salgo a la calle. Todavía no amanece. Las calles están mojadas, y se me van pegando las hojas en los zapatos, húmedas con la última lluvia. Miro al cielo, casi negro… no sé si es neblina o son nubes… parece que hoy no saldrá el sol. Subo a la micro, los vidrios empañados… voy recorriendo las casas mientras avanza. Esta es una zona muerta. Cuando llego a esta cuadra, me decía alguien, hace más frío. Acá no crece una flor. Quizás tenga razón, y la zona muerta esté efectivamente habitada por los que transitaron por el estadio… Entonces, me voy acercando. En este lugar todo es vida… Ya he bajado de la micro y camino cerro arriba y los sentidos hiperalertas a los olores, las texturas… esas que casi puedo toar con los ojos. Naturaleza, miedo. Siempre que quedo sola con los árboles corro el riesgo de quedar sola conmigo, y algo duele. Quién sabe qué cosa… pero los pensamientos se me hacen agua, situación siempre incómoda, como si alguien pudiera ver eso, y fuese a preguntar por qué. Será que no hay respuesta, o que verme así me resulta embarazoso… y voy pensando, lo difícil que será verte y saber que me ves… anticipando ese encuentro me sujeto del cuello del abrigo. Sus ojos ya me dan alcance. Y nada saco con mantener las manos aferradas a este abrigo, inútil coraza. Siento que efectivamente no puedes verlo que hay debajo, y aun así, podría caer en ese abismo que forman tus ojos. Es como si conocerte tanto me expusiera a que me pidieras algo, y mi boca cerrada no logra callar. Imagino que todo en mí expresa algo, posible de descifrar. Terrible. Con qué sentido valdría la pena algo así, y mis pensamientos pasean minutos-horas por fantasías de invasión a mi abrigo… ojos, palabras, pensamientos rozando espantosamente mi piel… como espinas que llegan al alma. Sin embargo no hay indicios reales de que eso pueda pasar… nada traduce la intención de tu mirada incisiva… puede ser simple curiosidad, reproche (de qué?), y conociéndote, miedo. Miedo a que yo te observe y te vuelva a mirar por dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario